lunes, 23 de agosto de 2010

La vida de un cactus

La vida de un cactus: Ariocarpus scaphirostris

Cactus orejitas con flor, en maceta con sustrato de cultivo.
 Nombre científico: Ariocarpus scaphirostris
Nombre Común: Cactus orejitas, orejitas de ratón

El nombre científico deriva del griego scapha = barca y rostrus = pico, se refiere a la proa de un barco debido a la forma que adquieren sus tubérculos.

México es el país con mayor riqueza de cactáceas, los estados que albergan el mayor número de especies son San Luis Potosí, Coahuila, Oaxaca, Nuevo León y Tamaulipas. Para Nuevo León se reportan 118 especies, ubicándolo como el cuarto estado mexicano con mayor riqueza de cactáceas (Guzmán et al., 2003). Otro estudio (González Botello, 2004) lo ubica en el segundo lugar, con 134 especies.

Ariocarpus scaphirostris es una especie perteneciente a la familia de las cactáceas y está clasificada en peligro de extinción. Actualmente a nivel mundial solo se conoce en un municipio en el estado de Nuevo León, se trata de una planta endémica ya que su rango de distribución es muy reducido y no solo es una especie endémica de México sino también del mismo estado.

La principal causa de su disminución es la extracción y colecta de estas plantas de su hábitat, por aficionados y comerciantes, ya que es una planta muy popular en el mercado hortícola como planta de ornato.

Son plantas pequeñas con tubérculos en forma de triángulos poco puntiagudos que conforman el cuerpo, no tiene espinas es de color verde opaco a café grisáceo, miden aproximadamente de 4 a 9 cm de diámetro y de 1 a 3 cm de alto. Su raíz es como un tubérculo (papa) que queda bien enterrada y le sirve como gran almacén de agua.

En esta foto escarbe para observar parte de la raíz, los tubérculos son los que forman el cuerpo de la planta y casi toda la planta se entierra, pero naturalmente se encuentra como en la foto siguiente:

Se plantas que se entierran y solo sus puntas sobresalen de la superficie del suelo y por su color se confunde con piedras o el color del suelo, lo que hace que sean difíciles de observar. Sus flores son de color magenta de 4 cm de diámetro y aparecen cada otoño, si queremos ver sus flores hay que estar pendientes a partir de septiembre hasta noviembre y quizá los primeros de diciembre. Sus flores solo duran pocos días antes de marchitarse, se abren por la mañana y se cierran en el atardecer.

Después de la floración en otoño, es hasta la primavera (marzo, abril), que aparecen sus frutos globosos de 1 cm aprox. y cada fruto con numerosas semillas redondeadas de color negro y de 1 mm de diámetro. Sus polinizadores posiblemente sean insectos pequeños y abejas y los que dispersan sus semillas quizá los más primordiales sean el viento y el agua.

Las características fisiográficas de su hábitat (lugar donde vive), permiten que se desarrollen sus poblaciones (conjunto de plantas), ya sea con escasos o con cientos de individuos de este cactus. Estas plantas suelen crecer de manera solitaria (un solo individuo) o a veces en conglomerados (más de un individuo creciendo junto a otro). Y se distribuyen formando agregados o manchones en cada una de sus poblaciones.

A. scaphirostris crece en la ladera o cima de lomeríos bajos, los cuales presentan un tipo de suelo conocido como litosol con abundante cantidad de piedra caliza. Son suelos desprovistos de vegetación y muy rocosos.

Habitat de A. scaphirostris: Lomerío bajo, con poca vegetación y suelo rocoso. Estas características propician la erosión natural del suelo.
El clima es semiárido y el tipo de vegetación de su hábitat es un matorral desértico con plantas arbustivas, herbáceas y pocas arbóreas. A. scaphirostris crece preferentemente en áreas expuestas a la luz solar (sin sombra) y en menor grado crece en áreas con sombra (bajo un arbusto o entre rocas).

Plantas asociadas en el hábitat de A. scaphirostris
Aparentemente no tienen depredadores directos que afecten el cuerpo de la planta, pero sus partes florales sirven de alimento para sus polinizadores o otros animales (insectos) asociados a su hábitat.

Parte de la fauna natural de este hábitat corresponde a liebres, coyotes, jabalís, venados, roedores y tlacuaches. Además de animales domésticos como cabras, vacas, caballos, burros entre otros.
Algunas amenazas que afectan su sobrevivencia son principalmente la extracción de plantas silvestres, la modificación del hábitat por causas antropogénicas, la erosión de suelos, los desmontes y los tiraderos de basura.

Esto es una parte de la investigación ecológica que realizo, con la invaluable ayuda de investigadores y otros colaboradores.
-Monik-