lunes, 13 de septiembre de 2010


Fluidez con gran esmero, esmero es sabor,

sabor delicioso, para sentirte en conforte contigo misma

y naturalmente los exquisitos sabores de la naturaleza se revelan.

Es aquí cuando anulo la duda de la existencia de la felicidad

en la vida. Quizá ya soy aprendiz de la maestría de la plenitud

y ahora navego en este barco al compás de las olas.

Es igual que admirar el vuelo de un ave, o el andar de un animal salvaje,

que forman parte de mi escuela e indisputablemente

son mis leales y grandes compañeros en este mi pasaje.

Entonces confirmo que la soledad a como la entendemos no existe,

para mi soledad es ser uno con el todo, es decir, tu solo con el todo,

porque el todo es ser uno mismo.  -MONIK-



“AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS”

JESÚS